Nico

Nicolás Arbondo Furtado, acupuntor e instructor

El movimiento fluido, la percepción de la energía, los obstáculos aparentes, el ser consciente del dolor en sus innumerables formas, el estudio de sus causas y su superación, ese es el arte de la medicina.
Comencé a estudiar este arte en 1994 con 18 años en Uruguay y en ese mismo fluir he podido aprender de primera mano, de grandes maestros. En diferentes partes del mundo, muy temprano, en mi aprendizaje me puse a practicar en la terapéutica y enseñanza para poder de esta manera aprender más y más cada día, casos y casos de muy diferente índole me han permitido hacerme una idea del insólito acontecer de la vida humana: del nacimiento al último suspiro.
La medicina tradicional china ofrece un gran repertorio de posibilidades, en la procura de la salud, para cualquier caso va a buscar una respuesta, sea una rodilla, un lumbago o un mal de amores, todo ello se resume en un me duele. Así, como hijo, padre, hermano, amigo, trato siempre de buscar y hallar un calmante, una mejora, una sanación para mi familia humana, ese es mi humilde compromiso.