Cristina López, llevadora

Soy Cristina, hija, hermana, comadrona y madre de 3 hijos junto a mi compañero. Desde pequeña supe que quería dedicarme a cuidar y ayudar a las personas y me hice enfermera, trabajé en diferentes servicios, participé en cooperación al desarrollo, más tarde me especialicé en salud mental, luego trabajé en neonatos y UCI neonatal, y en 2008 acabé la especialidad en obstetricia y ginecología y comencé a trabajar en un hospital comarcal donde seguí aprendiendo. Fue en ese momento que mi percepción de la mujer, de la fisiología del parto, del nacimiento cambió… algo hizo un click en mi interior, como si una varita mágica me hubiese tocado, y comencé a confiar irremediablemente en el cuerpo de la mujer gestando, pariendo, amamantando, criando. Tuve la suerte de tener mujeres amigas que fueron referentes en este camino y busqué redes, libros, información donde aprender de la fisiología del parto, del poder de la mujer pariendo, de lo emocional, del vínculo afectivo, de la vida del bebé desde la concepción, de la crianza respetando los ritmos y la autorregulación de las criaturas.

En 2011 llegué a Migjorn con mi familia y nos quedamos, esto supuso todo un cambio de vida, de lugar de residencia,… desde entonces formó parte del maravilloso equipo de esta Casa de Nacimientos que ahora es mi proyecto también y gran parte de mi vida.

Estoy infinitamente agradecida de todo lo que aprendo de cada mujer, cada bebé  y cada familia que acompaño en su camino de hacerse madre, padre, de nacer y crecer desde el respeto, la confianza, la conciencia y coherencia de vida, estando bien informados y decidiendo en todo momento sobre sus cuerpos y sus procesos, desde una mirada holística, teniendo en cuenta todas las esferas de un ser y con toda mi calidez humana y calidad profesional a su servicio.

Confío en la vida y en las oportunidades que nos da para que vayamos a favor de ella, siguiendo más los ritmos de la Naturaleza y la Madre  Tierra y cuestionándonos los ritmos que la sociedad actual quiere imponernos. Confío en la esencia de cada persona y de cada ser y creo que el yoga nos ayuda a conectar con  nuestra propia esencia y a la madre gestante a vincular con su bebé y su estado de diosa.

Creo en la importancia de acompañar la vida desde su primer inicio (antes incluso de la concepción), en la necesidad de elegir cómo, dónde y con quién quieres parir y en los beneficios de una buena preparación a la maternidad y paternidad rodeada de buenos profesionales que te den la mano y de otras familias con las que compartir en tribu el gran cambio vital que supone una nueva maternidad para así poder recibir a los bebés que nacen de una forma amorosa, respetuosa y consciente y que la madre sea canal para esa nueva vida que viene a este mundo.

Soy socia de Nacer en Casa, ALPACC, EPEN, DonaLLum, formada en masaje infantil, canto carnático, yoga prenatal y guardiana y enamorada de la placenta.